martes, 15 de octubre de 2013

Pateo "Sendero Montaña Blanca al Pico del Teide - Sendero Telesforo Bravo"

Sin lugar a dudas, este es el pateo por excelencia de cualquier Tinerfeño, el hecho de subir a la misma cumbre del volcán que se levanta en nuestra isla y de la montaña más alta de toda España (3718 m.) es algo que desde mi punto de vista era inexcusable.

Dicho lo cual, y tras hacer el intento en ocasiones anteriores y no materializarlo por problemas para cuadrar con la gente, nos decidimos con un grupo super reducido "only for titans" para agilizar el tema y poder llevarlo a cabo.



Antes de nada, comentar que es un pateo de dificultad alta, con un gran desnivel acumulado y temperaturas extremas, terreno complicado y el agravante de la menor concentración de oxígeno en aire, por lo que el desgaste físico es relevante. Hay que estar preparado físicamente y concienciado mentalmente para meterte en un pateo de estas características, y tener en cuenta antecedentes de problemas con el "mal de altura", problemas en oídos, asma o corazón.



NOTA: Dejamos los coches en los aparcamientos del Teleférico (1º), teniendo que recorrer por carretera un par de km. hasta el comienzo del sendero por pista de tierra (2º), continuando por dicha pista hasta las mismas faldas del Teide (3º), a partir de ahí la pendiente se incrementa considerablemente por un sendero estrecho hasta el refugio de Altalavista a 3200 m. de altitud aproximadamente, para ya acometer el tramo final desde el refugio hasta la caseta donde desembarca el teleférico y desde ahí hasta la misma cima.

Como decía, al ser una ruta a tanta altitud y en un terreno tan inhóspito, debes ir bien preparado. Hay que echar un vistazo al parte meteorológico siempre antes de hacerla, para evitar problemas una vez arriba. Las temperaturas pueden oscilar bruscamente, pasando de, si el día está despejado de una fuerte insolación y calor, a frío intenso y viento. 

La duración del pateo tampoco hay que subestimarla, ya que puede que hayas hecho rutas de más horas pero en terrenos que desgasten menos. El tiempo estimado es de unas 6 horas de ascenso hasta la cima, y unas 3 o 4 horas de descenso (dependiendo del ritmo del grupo, del tiempo, paradas, etc...)

Para esta vez, optamos por la variante de dividir el pateo en 2 fases, la primera el sábado por la tarde hasta llegar al refugio, hacer noche en el refugio de Altalavista y continuar el tramo final hasta la cumbre de madrugada el domingo, para regresar durante la mañana del domingo a los coches.

NOTA: Para hacerlo de este modo, tienes que consultar la disponibilidad de plazas en el refugio a través de su página web (http://www.telefericoteide.com/altavista). Normalmente las fechas más concurridas son los fines de semana, teniendo que programar la ruta con 1 mes de antelación aproximadamente. La reserva de una cama en el refugio te evita tener que estar tramitando el permiso de acceso al sendero de "La Rambleta" que es el que lleva hasta la cima.

Si por el contrario, optas por hacer la ruta sin hacer noche, debes tramitar el permiso de acceso al sendero que sube a la cumbre a través de esta página web 
(http://www.reservasparquesnacionales.es/real/parquesnac/usu/html/Previo-inicio-reserva-oapn.aspx?cen=2&act=%201). También puedes no tramitarlo y subir de madrugada, con el condicionante de que debes salir de ese sendero antes de las 9 de la mañana que es cuando empieza a operar el teleférico.

En cuanto al equipo necesario, variará en función de la estación del año en que planteemos esta ruta, pero básicamente debemos llevar:
  • Calzado de travesía y montaña, cómodo y buena suela, o botas de montaña (calcetines de montaña)
  • Pantalones de licra térmicos como 2ª piel para mantener la temperatura (opcional)
  • Ropa cómoda de montaña y preparado para soportar temperaturas bajo cero (pantalones largos de travesía, camisa térmica o tipo licra efecto 2ª piel, polar que transpire, chaquetón impermeable y que abrigue como última capa)
  • Guantes preparados para temperaturas muy bajas.
  • Braga o bufanda para la zona del cuello y boca y nariz.
  • Gorro o pasamontañas para cabeza y orejas.
  • Gafas de sol (opcional)
  • Gorra.
  • Bastón de caminante (opcional, muy recomendable)
  • 1 Mochila de montaña, que se adapte bien a la espalda y no cuelgue mucho por debajo del culo.
  • Reloj de pulsera (opcional)
  • Linternas y frontal para el ascenso de madrugada hasta la cima.
  • Móvil con la batería cargada la noche antes.
  • Agua/bebida isotónica para el camino.
  • Comida ligera y de aporte energético rápido (frutos secos, barras energéticas de cereales, gel energético, sandwich)
  • Ibuprofeno, nunca está de más llevar alguno, más en esta ocasión para paliar el mal de altura en caso de sufrirlo (dolores de cabeza, nauseas, etc...)
  • Cámara de fotos (opcional)
NOTA: No es necesario subir saco de dormir ni nada por el estilo para pasar la noche en el refugio de Altalavista, allí nos dan cama con todo preparado para dormir. También hay opción de comprar bebidas frías y calientes y algo de comida, y también hay cocina con microondas, etc...



Centrándonos un poco más ya en nuestra experiencia personal, comentar que iniciamos el ascenso sobre las 16:00 horas de un sábado, con un tiempo despejado en ese punto pero cubierto en toda la isla y lluvioso (lo planteamos en Abril). La sensación térmica fue buena durante casi todo el ascenso del primer tramo hasta el refugio, salvedad de los últimos metros ya que se nos echó la noche encima y el descenso de temperatura fue brutal.
Ese tramo lo concluimos en unas 3 horas 45 minutos, caminando a un buen ritmo y sin muchas paradas salvo para unas cuantas fotos y comer algo a mitad de camino (nuestra intención era llegar al refugio antes de la noche).



Ya llegando al refugio, alcanzando la zona más alta del sendero que sube en fuerte pendiente por la falda del Teide, empezamos a notar la menor concentración de oxígeno en aire (en torno a los 2900 - 3000 m. de altitud), teniendo que aminorar un poco la marcha y dejar de hablar tanto, para concentrarnos en respirar más y mejor.




La llegada al refugio fué sobre las 20:00 de la noche, con un viento en el exterior importante y un frío que pelaba (la sensación térmica durante esa madrugada fue de -10º C). 




Tuvimos el tiempo justo para calentarnos un poco, que nos asignaran unas literas y soltar las maletas, y pasar a la cocina a cenar antes de acostarnos. Uno de nuestros "errores" fue cenar "como si no hubiera mañana", cosa que aprendimos que no se debe hacer a tanta altitud ya que el cuerpo tarda en aclimatarse y la digestión se relentiza, pudiendo causar una mala noche (cosa que sufrimos, algunos más que otros).
Habiendo cenado e intercambiado opiniones con todos los senderistas allí reunidos (muy buen rollo hay que decirlo), tocaba irse a la cama, ya que a las 22:00 apagan luces y la intención es levantarse sobre las 5:00 de la mañana para subir antes de que amanezca a la cima.




Como dije, a las 5:00 todos en pie, un ligero desayuno y arrancamos la marcha siendo todavía noche cerrada, y con un frío y un viento que se escuchaba por fuera de las ventanas que no invitaban precisamente a salir del refugio. Algunos se animaban a salir un fisco al porche del refugio a ver si el "fresquito" mañanero les despejaba un poco las ideas pero creo que era hasta peor, así que cogimos todo el equipo y arrancamos (esta vez tuvimos que cargar con el equipo porque daba la casualidad de que los trabajadores del refugio hacían cambio de turno, y no podíamos dejar las mochilas allí hasta que a la vuelta las cogiéramos).

Frontales encendidos, linterna en mano y forrado 100% salvo los ojos, emprendimos la marcha, el viento te golpeaba en el cuerpo como si llevara cuchillos, la sensación térmica era bajísima debido al viento que es lo más dañino. 
El sendero continúa por la trasera del refugio y vas subiendo, muy poco a poco por la oscuridad que hay, sólo viendo lo que enfoca tu frontal y los pies del de delante. Tampoco ayudaban las numerosas placas de hielo que habían por todo el camino, causadas por el descenso de temperaturas debido al viento. Si no hubiéramos llevado bastones no podríamos haber subido eso sin duda alguna.




Este tramo de aproximadamente 1 hora y algo, hay que tomárselo con calma, por la altitud a la que te encuentras y por la dificultad técnica del sendero, ya que una mala caída en ese punto puede ser muy problemática. 
A medida que ascendíamos se empezaba a intuir el amanecer a nuestras espaldas, la belleza de las vistas era notoria, y la cima parecía que se acercaba poco a poco. Y digo "parecía" porque da la sensación de que caminas y caminas y no la alcanzas, ya que el sendero va dando un rodeo a la cumbre y no sube tan directo como uno se espera.


Primer rayo de sol de la mañana







Ya habiendo pasado la caseta donde desembarca el teleférico, te queda un pequeño tramo (La Rambleta) bien definido, y con unos cuantos "escalones" de piedra en su parte final que te anuncian la llegada a la cima. Si ya llegas agotado, los vapores de azufre que brotan del cráter te pueden dar una última puntilla que te "abran el apetito" dicho amablemente, nosotros ese día por el fuerte viento no había manera de evitarlos así que nos los comimos con papitas como quien dice ^^.


Vapores de azufre que brotaban del cráter
Por fin llegas a la cima, bordeas el cráter y accedes al punto más alto. Aquí el frío era tal que las cadenas que hay instaladas a modo de barandillas nos las encontramos así:

Cadenas modalidad "peletaso": ON
La sensación de haber conseguido llegar a la cima es increíble, la satisfacción personal por parte de todos nosotros no tenía precio y las vistas no se quedaban atrás. En ocasiones con tiempo más despejado puedes llegar a ver las 7 islas del archipiélago, a nosotros nos cuadró nublado, pero tenía su encanto.


El equipo al completo haciendo cumbre, abajo la sombra del resto de senderistas que también llegaron

Después de un rato disfrutando del momento, emprendimos la bajada, ya con otra sensación en el cuerpo, ya el cansancio se esfumó y tocaba deshacer lo andado, comentando la jugada y sacando fotos.

Hubo muchos tramos de bajada hasta llegar al refugio que nos resultaron MUY MUY complicado bajarlos, con varios resbalones y caídas por las placas de hielo que habían, gracias a los bastones que nos sirvieron como tercer apoyo. Hay que tener mucho cuidado porque repito, una mala caída ahí puede convertir un día estupendo en un calvario.

Llegamos al refugio, el día iba levantando e hicimos una paradita de cortesía para calentarnos al sol y repostar un poco, la verdad que apetecía quedarse allí varias horas de lo bien que estábamos. Habiendo comido algo, continuamos la bajada por lo que el día antes fue un ascenso en fuerte pendiente, los comentarios de las complicaciones en la subida y el intercambio de opiniones con otros senderistas era inevitable, y así poco a poco llegamos al comienzo del sendero.



El solito mañanero estaba rico no, lo siguiente...
Finalmente, y tras patearnos ese trozo por carretera que nos pareció larguísimo hasta la base del teleférico, llegamos donde habíamos dejado los coches.
Un pateo inolvidable, en ese momento nos dijimos que no lo repetiríamos en mucho tiempo por su dureza, y en menos de 1 año estamos planeando repetirlo, ¡si señor! 

 



PD: Les dejo algunas de las panorámicas captadas durante el ascenso y en la cumbre. Espero que les gusten y les animen a subir!









No hay comentarios:

Publicar un comentario