jueves, 1 de enero de 2015

Pateo: Los Silos - El Palmar - Teno Alto - Buenavista del Norte

Hacía tiempo que no me embarcaba en un pateito de los largos, y menos por la zona noroeste de la isla, siendo ésta la más alejada de la capital y la más inexplorada por mi parte.

Como ha pasado otras veces, esta ruta surgió con un itinerario inicial el cuál tuvimos que modificar sobre la marcha por una serie de circunstancias, por lo que quedará en la recámara el planteamiento inicial para otra ocasión, sin duda alguna.

He de decir, que esta zona noroeste de la isla, que contempla los pueblos de Buenavista del Norte, Los Silos, El Palmar, Teno Alto (entre otros); está especialmente bella en estos días, a causa de las abundantes lluvias de los últimos meses de este ya pasado 2014 donde hemos tenido un invierno frío y lluvioso.






En el siguiente mapa, he reflejado el recorrido desde la capital de la isla hasta el punto donde puedes dejar los coches en Los Silos, en una zona de aparcamiento libre que se encuentra a escasos metros del comienzo del sendero.




En el siguiente mapa, les dejo el trayecto que tendréis que hacer ya por asfalto, caminando desde el punto final de la ruta hasta donde dejaron los coches inicialmente, es un trocito andando así que hay que contemplarlo también en el cómputo del tiempo global del pateo. 



A continuación intentaré exponer los aspectos más relevantes de cara a preparar este pateo, por si alguien se anima:

Es una caminata que clasificaría de intensidad media, es decir, si eres una persona que no estás acostumbrada a realizar pateos por montaña de cierta duración y con algo de desnivel, puedes acabar agotado o sufrir problemas musculares, por lo que si éste es tu caso, intenta realizar algún pateo un poco más suave y prepararte mínimamente con semanas de antelación.

NOTA: Aquí dejo los datos de "parte del itinerario", esto es debido a que se me agotó la batería del móvil cuando nos acercábamos al pueblo de Teno Alto. Así que para valorar los datos que adjunto, hay que tener en cuenta que aún faltaban unas 2 h. 30 min. de descenso por el "Camino del Risco", que nos llevaría desde este pueblo hasta el fondo del último barranco desembocando en Buenavista (3,9 km. de fuerte descenso por un sendero accidentado y vistas vertiginosas).

También adjunto una foto del itinerario completo marcado con el GoogleEarth, por si sirve de ayuda:




La duración total del pateo, pudiendo variar según el ritmo y las paradas, en nuestro caso fue de aproximadamente unas 8 h. y 30 min. a un ritmo bastante lento y con bastantes paradas.

La zona de la isla por la que discurre el itinerario, es una zona donde el clima suele ser húmedo y temperaturas frescas. También hay que tener en cuenta que durante el transcurso de la caminata, pasas de una altitud del nivel del mar, hasta los 1000 metros de altura, también variando el nivel de exposición a vientos a medida que vas pasando por las distintas crestas y barrancos de la zona. Todo esto, hace que lo recomendable sea llevar ropa polivalente y de abrigo, con capacidad para quitarte alguna capa e ir más fresco si es necesario en los momentos centrales del día cuando pudiera hacer más calor. También recomiendo cargar siempre un chubasquero y prendas lo más impermeables posibles, dado que son zonas donde los chubascos son frecuentes. (Siempre revisando el parte meteorológico días antes y evitando alertas por temporal o parecido)

El resto de material idóneo para un pateo de estas características es el habitual (calzado cómodo y con buena suela a ser posible antideslizante, pantalón largo para evitar rozaduras en canillas con zarzas, calcetines antiampollas, gorro/gorra, bastón de caminante, mochila cómoda con sujeción abdominal y pectoral, protector solar para la cara y cuello, braga para el cuello)

En cuanto a la comida y bebida, hay que procurar llevar la comida justa y necesaria para no sobrecargar nuestra espalda en exceso, y el agua justa (más un poquito más de lo estrictamente necesario). Como ejemplo, en mi caso cargué con algo de fruta (un par de plátanos y mandarinas), frutos secos, un par de barras de cereales, una tableta de chocolate, un sándwich y un tupper con macarrones y atún para el almuerzo. De beber 2 l. de agua.

NOTA: En el pueblo de El Palmar puedes repostar (agua, comida...) en alguno de los dos supermercados que hay. 

Logística:

Evidentemente, el tema coches y punto de encuentro dependerá de la zona donde residas y del número de personas que vaya. En nuestro caso, fuimos unos 15, fijando como punto de encuentro la estación de guaguas de Tacoronte, para ahí dejar varios coches y continuar con 3 hasta Los Silos.

Recomiendo madrugar un poquito, ya que Los Silos se encuentra casi al final de la zona noroeste de la isla y cuesta llegar hasta allí una hora y algo desde la capital de la isla, y nos interesa comenzar temprano ya que es un pateo de larga duración. Sobre las 8:00 de la mañana puede ser una buena hora para empezar a patear, es decir, a esa hora estar ya en Los Silos y con los coches allí aparcados.

NOTA: Una jugada interesante puede ser, habiendo llegado a Los Silos con los coches, coger 2 de los coches y acercarse lo más posible al punto donde desembocará el último barranco del pateo, de modo que dejemos un coche en la zona y volvamos al inicio con el otro. De ese modo, al llegar a la carretera al final de la caminata en Buenavista, podremos ahorrarnos el pateo por asfalto hasta los coches en Los Silos, bastaría con coger ese coche que dejamos cerca del final, y montar a los conductores para volver después a por el resto del equipo.

Habiendo comentado ya los aspectos preparativos, paso a narrar brevemente la experiencia personal vivida durante esta estupenda caminata.

Como dije, conformamos un grupo bastante numeroso, de unas 15 personas, algunos habituales y otros no tanto, pero todos con ganas de hacer kilómetros.
Comenzamos a andar sobre las 9:00 de la mañana, se nos echó el tiempo encima a medida que acumulábamos retrasos de algunos integrantes (de ahí lo de madrugar bastante). El tiempo en Los Silos a esa hora de la mañana era bastante fresco y con algo de brisa, por lo que la sensación térmica era de frío.



A medida que empezamos a ascender por el primer barranco, el día levantó y el sol ya aparecía tímidamente por detrás del Teide. Poco a poco nos iba calentando y entre eso y el fuerte desnivel que salvas en pocos metros, empezamos a quitarnos capas de ropa.
Este primer tramo (de 1 h. aprox.) se realiza en fuerte subida, como si de una escalera se tratara.




Poco a poco nos íbamos posicionando sobre una de las crestas de las dos que conforma ese primer barranco, para seguir ascendiendo a través de ella, con unas vistas de Los Silos y del Teide increíbles, este último conservando la vertiente norte nevada.



Seguimos caminando, y ya vamos divisando el pueblo de El Palmar hacia el interior, quedando a nuestra derecha, en el fondo del valle. Este tramo ya es menos exigente, discurriendo por tramos llanos y a medida que nos acercábamos al pueblo, en ligero descenso, para posteriormente subir de nuevo.




Ya en el pueblo de El Palmar, nos tomamos un descanso en la plaza central, muy acogedora, para comer, beber algo y calentarnos un poco con los rayos del sol. Tras ese breve receso, decidimos continuar nuestro camino. Ahora tocaba volver a ascender, por el otro lado del valle.



El camino se va empinando cada vez más, pero nunca más que en el principio de la etapa, así que tranquilo. Íbamos viendo como dejábamos a El Palmar atrás, con unas vistas también muy bonitas, mientras nos acercamos a otra de las crestas del barranco contiguo. Una vez arriba, puedes apreciar de nuevo la belleza de todo el entorno que te rodea, volver a divisar al Teide al fondo, y ya no alcanzas a ver al pueblo de Los Silos, pues queda detrás del barranco inicial.




En este punto, hicimos una nueva parada en una plazoleta con un altar, donde hay unos bancos de piedra que invitan a sentarse y comer y descansar algo. Nuevamente, vuelves a caminar por una zona de llaneo, por un sendero paralelo a la carretera que discurre hacia el pueblo de Teno Alto. En pocos minutos, llegas al susodicho, también con su placita característica, con su pequeña iglesia y sus casitas.



Se nos echaba el tiempo encima, siendo ya las 15:30 de la tarde, punto donde tuvimos que decidir modificar el itinerario y optar por el "Camino del Risco", que nos llevaría finalmente a Buenavista del Norte. Si como nosotros, optas por este desvío, te adentrarás en pocos minutos en una zona con un paisaje lunar precioso, con tierra color cobrizo y tonos amarillentos, para continuar con unas explanadas de un color verde esmeralda, llenas de pastos y hierba regados por las copiosas lluvias del otoño e invierno. Son unos paisajes que no está uno acostumbrado a observar en la isla de Tenerife ciertamente.







Finalmente, el sendero te va llevando a la embocadura del último barranco por su punto más alto, tornándose el paisaje de amplias explanadas verdes, a un escarpado risco (fiel al nombre del sendero), que parece que se adentra sin rumbo claro en una caída de unos 700 metros de altitud. En este punto, si eres una persona que sufres de vértigo, puede que lo pases un poco mal. Si es el caso, recomiendo que se sitúe en torno a la mitad del grupo y que evite mirar al fondo del barranco en la medida de lo posible, pues el sendero no es inseguro, pero un miedo irracional a las alturas puede hacértelo pasar mal en este tramo final.





NOTA: Cuidado en este tramo y ya casi hasta el final del pateo, porque el camino es muy escarpado y en fuerte descenso. Esto nos deberá obligar a ir con precaución de no hacer una mala pisada, tanto para no matarnos por el barranco, como para evitar lesiones en rodillas y tobillos, pues probablemente llegarás con las piernas bastante cargadas al tener que ir aguantando tu peso durante toda la bajada.

Enfilamos este último tramo, que en unos 2 km. salva un desnivel de unos 900 m. El sendero se convierte nuevamente (como al comienzo del pateo) en una escalera estrecha, que a veces te sitúa bastante expuesto al barranco, y poco a poco vas internándote en el mismo. Una vez superada esa primera impresión, las vistas son maravillosas. Precaución con los puntos donde hay gravilla suelta en el sendero, pisando siempre sobre seguro y no ir despistados especialmente en estos tramos.



Si tienes suerte como nosotros, puedes llegar a ver y a escuchar a una pareja de Águilas Pescadoras o "Guinchos" en este punto, resonando su eco en el silencio sepulcral del barranco.

Ya en su tramo final, el sendero entra en el mismo curso del barranco en su punto más bajo, teniendo que ir caminando y casi saltando por los callados y piedras moldeadas por el agua en los momentos en los que ha podido correr. El comienzo de la carretera asfaltada, se encuentra justo después de que te acerques a un gran aljibe circular (que probablemente hayas visto desde arriba al comienzo del barranco).



A este punto, llegamos los primeros del grupo sobre las 17:30 de la tarde, teniendo que esperar a los más rezagados una media hora más, casi coincidiendo con la entrada de la noche, y volviendo a hacer bastante frío.

Dicho esto, sin lugar a duda un pateo bonito, con tramos de subida, llaneos y bajadas; unas vistas preciosas del Teide y del macizo que conforma esta esquina noroeste de la isla, con unos barrancos majestuosos y unos pueblos pequeñitos y encantadores.

Para concluir, recomiendo este pateo a todos aquellos que les guste conocer la isla con pateos y que tengan algo de experiencia en senderismo. Intentar siempre llevar a alguien en el grupo que conozca con exactitud el sendero, aunque está bastante bien señalizado durante toda su longitud. Y calculad bien el tema horario, para que no se os haga denoche durante el tramo de descenso final.

Saludos y anímense! Próximamente más y mejor!

PD: Les dejo algunos montajes de fotografía panorámica que tomé durante la caminata, espero que las disfruten.

 
Vista de Los Silos y el Teide de fondo, 1h. del comienzo del sendero

Panorámica 360º desde la primera cresta del barranco. Teide, Los Silos y El Palmar

Tramo en ligero descenso hasta El Palmar

Tramo de ascenso hacia la segunda cresta, pasado el pueblo de El Palmar. Teide al fondo

Paisaje Lunar con tonos cobrizos al comienzo del "Camino del Risco", pasando por Teno Alto

Desvío hacia el tramo final del "Camino del Risco"

Profundidad del barranco y tramo más escarpado del "Camino del Risco". Al fondo Buenavista del Norte




1 comentario:

  1. Por si fuera interesante o de utilidad para ti, para tus compañeros de rutas o para los lectores de tu web, tengo publicado el blog http://plantararboles.blogspot.com
    Un manual sencillo para que los amantes de la naturaleza podamos reforestar, casi sobre la marcha, sembrando las semillas que producen los árboles y arbustos autóctonos de nuestra propia región.
    Salud, José Luis Sáez Sáez.

    ResponderEliminar